Con la finalidad de abordar temas de interés común y aprender unos de otros, tanto familias socias con menores de 12 años como no socias, se reunieron el pasado 8 de octubre en el patio de la Asociación Down Málaga. Esta primera cita del ciclo Conversaciones en positivo versó sobre hábitos de conducta en niños y adolescentes con síndrome de Down.

 

Los protagonistas de Conversaciones en positivo son las familias. Divididas en dos grupos pudieron compartir las inquietudes y experiencias que han tenido y tienen sobre las dinámicas de conducta de los menores y enriquecerse mutuamente. En este encuentro, pudieron debatir cuáles son las mejores técnicas para impartir la disciplina y establecer normas de comportamiento siguiendo un guion como orientación. Para ello, durante el encuentro, se diferenció entre el ámbito familiar donde se aprenden, por ejemplo, los hábitos de aseo y las normas para una convivencia agradable; el social, donde hay que enseñarles a esperar turno y a cruzar la calle, y el escolar, donde tendrán que asumir las directrices específicas del centro al que acudan.

 

Es fundamental que los niños y jóvenes conozcan qué está permito y qué no en cada situación, además de cuáles serán las consecuencias si esto no se cumple. En este sentido, se llegó a la conclusión de que los padres deben establecer la misma directriz en diferentes contextos para que pueda ser generalizada y asegurarse de explicarla de la de forma que sea correctamente interpretada por el menor. Estas normas deben ser sencillas y comprensibles, justas, coherentes, iguales para todos y estables. Uno de nuestros aliados como padres será predicar con el ejemplo, además de ser firmes en nuestra posición.

 

Los niños que estuvieron presentes en el acto pudieron disfrutar de la visita de los integrantes de TAP (Terapia Asistida con Perros) y de algunas de sus magníficas mascotas. Tuvieron la ocasión de explicar la labor que hacen y cómo pueden favorecer a los pequeños realizando juegos y fomentando la interacción con estos empáticos animales.

  

En relación con la conducta quedaron algunas cuestiones pendientes para abordarse en futuros encuentros de Conversaciones en positivo. Por ejemplo, sobre técnicas de modificación de conducta, se debatirá más adelante sobre las más utilizadas por su eficacia: el uso de refuerzos positivos o negativos, para instaurar conductas, y del castigo, para erradicarlas.

 

También se tratará en futuras citas, los problemas específicos que aparecen en la adolescencia, muchos relacionados con la educación recibida previamente, y en los que se recalcará la importancia de atajar cuanto antes las conductas no deseadas, en lugar de dar por hecho que desaparecerán con el tiempo.

 

Otra de las dinámicas que más preocupa a las familias con niños o jóvenes con síndrome de Down es la terquedad, comúnmente asociada al carácter de estas personas. Un tema que también se abordará en alguno de los próximos encuentros de familias Conversaciones en positivo en la Asociación Down Málaga. La entidad quiere mantener en el tiempo esta iniciativa en la que las familias pueden aportarse las unas a las unas gracias al desarrollo de un guion preestablecido y debatido desde la igualdad por cada una de ellas. Down Málaga aspira a que ellas sean las protagonistas de su propio aprendizaje en este espacio de dialogo pensado para ayudarlas.